La novia ciega

La novia ciega

Érase una vez una joven ciega que, por fortuna, tenía un novio que la quería con locura.

Todo el amor, el cariño y los cuidados le parecían pocos para su bella compañera.

Un buen día ésta le dijo: «Si pudiera ver, aunque sólo fuese por un día, me casaría contigo».

Cuando oyó esto, el muchacho se puso a buscar un posible donante y apenas
transcurrieron unos meses hasta que consiguió que alguien donara un par de ojos para ella.

Cuando le hicieron el trasplante y le retiraron el vendaje, la muchacha quedó impresionada: lo veía todo, incluso a su novio.

El joven, pletórico de felicidad, le preguntó: «Y ahora, cielo, ¿quieres casarte conmigo?». La chica lo miró fijamente y descubrió que él era ciego. Sus párpados permanentemente cerrados la impresionaron tanto que pensó que no podía pasarse toda la vida teniéndolo que mirar. Por eso, se negó a casarse con él.

Su novio, desconsolado, se marchó llorando y, días después, hizo escribir esta nota que le envió a ella: «Cuida bien de tus ojos, mi amor, porque antes deser tuyos fueron míos. Te amaré siempre».

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies